Un marido celoso llama a su esposa.

-¿Dónde estás amor?

– ¡En la casa amor!

-A ver, enciende la licuadora.

-Rrrrrrrreee

-Ok amor, adiós.

Otro día…

-¿Amor dónde estás?

-En la casa amor.

-¿Segura?

-Si mi vida, segura.

-A ver, enciende la licuadora.

-Rrrrrrrreee

-Ok amor, adiós.

Otro día el marido decide ir a casa sin avisar.

-¿Hijo y tu mamá?

-No sé papá, salió y se llevó la licuadora.

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Comments

0 comments

5 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *