En el autobús

En un autobús repleto de gente, sube un hombre. Se coloca al lado de una mujer guapísima y le pone la mano en el pecho.
– Oiga, ¿podría poner la mano en otro sitio?- le dice la mujer-.
Y le contesta el hombre:
– No me provoque, no me provoque…

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Comments

0 comments

4 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *